El enorme tesoro del siglo XX encontrado con un detector de metales

En julio de 2009, un entusiasta aficionado a la detección de metales hizo un hallazgo asombroso: 1500 piezas de oro y plata recubiertas de joyas de casi 1400 años de antigüedad: un gran tesoro enterrado, perdido y luego olvidado. No te pierdas la fantástica historia de Terry Herbert:

De forma accidental

Así fue el descubierto este importante tesoro encontrado anglosajón con un tamaño que no tiene precedentes: compuesto de más de 1.500 piezas de oro y plata, entre los que destacan una gran variedad de armas y espadas, que estaba enterrado bajo un pastizal de vacas en el condado de Staffordshire en Inglaterra.

El botín se remonta al lejano siglo VII. Pero el tesoro no es sólo especial por su valor histórico, sino que también lo es por la forma en que fue encontrado, ya que fue a través de un detector de metales.

El responsable de este asombroso descubrimiento es Terry Herbert, quien utilizó un detector de oro real comprado en 1995, en el campo ubicado en la propiedad de un amigo. Para Terry, que lleva más de 25 años practicando esta actividad, este descubrimiento es "… lo que sueñan los que se dedican con los detectores de metales, encontrar cosas como éstas. Sin embargo, la gran cantidad que hay es simplemente increíble" aseguró.

El botín

Este admirable tesoro contiene aproximadamente unos 5 kilos de oro y 2,5 kilos de plata, lo que lo convierte en el más importante tesoro hallado del período anglosajón desde el hallazgo en Sutton Hoo, Norfolk en el año 1939 de 1,5 kilos de oro. La colección plagada de valiosísimas piezas de oro y plata, incluye sobre todo armas, como espadas con empuñaduras de oro e incrustaciones de piedras preciosas.

El cazador de tesoros

Terry Herbert, es un entusiasta de la búsqueda de tesoros de 65 años y que se hallaba por ese momento desempleado. Él se encontró con el tesoro mientras buscaba en unas tierras que habían llamado su atención con anterioridad y aprovechando que ese julio habían cortado la grama, se fue con su detector de metales a la caza.

"Tengo esta frase que digo a veces, 'espíritus de antaño llévenme donde aparezcan las monedas', pero ese día cambié las monedas por oro", dijo Herbert.

"No sé por qué lo dije ese día, pero creo que alguien estaba escuchando y me dirigió hacia ahí", agregó.

En exposición

El tesoro fue valorado en su totalidad por el Museo Británico de Londres y el dinero fue entregado a Herbert y al propietario del terreno con el monto correspondiente a 3,3 millones de libras a partes iguales, por parte del National Heritage Memorial Fund.

La colección está bajo el más estricto resguardo en el Museo y Galería de Arte de Birmingham, donde una selección de los artículos hallados fue puesta en exhibición a partir de octubre de 2009.

¿Te gustaría ser el protagonista de una historia como esta? ¡Escríbenos ya! estaremos siempre disponibles para apoyarte y darte los mejores consejos para que logres tu sueño.

Sale

Unavailable

Sold Out