La tecnología detrás de los buscadores de tesoros

No todos los detectores de metales funcionan de la misma forma y su tecnología puede determinar el éxito de nuestra búsqueda del tesoro, por esto te traemos aquí lo que necesitas saber sobre su estructura y las tecnologías de los detectores:

Estructura

La anatomía básica de un detector de oro estándar está constituida principalmente por cuatro partes: Unidad electrónica o unidad central, que es la que envía y analiza las señales; una pantalla que ayuda a interpretar estas señales; un bastón de bobina que es el que le va a dar al detector estructura en sí y la bobina que es la encargada de enviar y recibir los campos electromagnéticos del terreno. Ahora sí, podemos analizar más profundamente los tres tipos principales de tecnologías:

VLF (Inducción de balance)

Los detectores de oro de inducción de balance son los más conocidos pues estos detectores pueden discriminar. Su nombre en siglas VLF proviene del inglés Very Low Frecuency (Muy baja frecuencia).

 Normalmente los campos electromagnéticos que van a trabajar en los detectores van a operar en niveles de frecuencia que están dentro de lo que nos es posible identificar de manera auditiva y por eso, vamos a conseguir alguna maquina detectora de metales que van a ir desde un promedio de 2kHz hasta unos 20kHz que es lo que como humanos no es audible, aunque algún otro modelo de máquina pueda llegar hasta 50kHz.

Un detector VLF generalmente va a presentar la característica de tener una bobina divida en dos partes: Una bobina emisora que va a enviar la señal y una bobina receptora capaz de captar el salto de la señal.

PI (Inducción de pulso)

Estos detectores de metales trabajan muy bien en terrenos mineralizados. Normalmente tienen una bobina grande y el mismo bobinado va a operar como emisor y receptor.

Un detector de oro PI trabaja de una forma ligeramente diferente a un VLF, en un corto tiempo el detector envía una señal eléctrica, se genera un campo electromagnético y una vez pasa la electricidad empieza a caer. Con estos detectores de oro es difícil discriminar pero algunos modelos, los más modernos, son capaces de detectar si un metal es inductivo o resistivo.

BFO (Oscilador de frecuencias por señal)

El tercer grupo, es el de los buscadores de metal menos conocidos pero no por eso no menos importante. Este tipo de detector no discrimina pero va a generar una alerta de aviso a la cercanía de metal.

Estos detectores de metales normalmente van a  trabajar con una bobina, una bobina en la parte delantera y una bobina interna, estas van a  estar trabajando a un frecuencia levemente desfasada y lo que van que a hacer es que van a enviar una pequeña señal de radio a un transmisor pequeño que está dentro del detector  cuando no hay metal cercano no ocurre nada pero cuando sí hay un metal cerca va a desfasarse aún más la bobina delantera de la bobina trasera enviándonos una señal de que hay metal cerca.

En Detector Power puedes conseguir lo mejor en detectores de metal, así que aprovecha nuestras ofertas y el free shipping que tenemos ¡encuentra con nosotros la tecnología que mejor se adapte a tu búsqueda!

Sale

Unavailable

Sold Out