La verdadera historia de los Detectores de Metales

Detrás de cada oficio y deporte se encuentra la historia de su origen y la de los detectores de metales que ahora nos ayudan a conseguir tesoros escondidos no es la excepción cuando hablamos de lo particular e interesante:

Trouvé, más que autos eléctricos

El primer detector de metales del que tenemos conocimiento fue desarrollado por el francés Gustave Trouvé un prolífico inventor particularmente hábil en el campo de la electricidad que en 1874 desarrolla un dispositivo de localización y extracción de objetos metálicos tales como las balas alojadas dentro del cuerpo de los heridos, prototipo del detector de metal que se utiliza hoy en día.

 

El primer detector de metales

En 1881 el físico escocés Alexander Graham Bell dio el primer uso práctico, al fabricar un detector de metal que podía detectar balas dentro de los cuerpos de pacientes heridos, lamentablemente el equipo de búsqueda no funcionó muy bien y solo quedo como parte de la historia.

El presidente de EEUU James A. Garfield recibió dos disparos de bala el 2 de julio de 1881 y aunque ninguna de las heridas era mortal, uno de los proyectiles quedó alojado en la espalda del político.

El detector de metales se desarrolló rápidamente en un intento de encontrar la bala alojada en el cuerpo del vigésimo presidente de los EE. UU. James Garfield tras sufrir el atentado que finalmente acabaría con su vida 80 días más tarde.

Según algunas versiones el relato, el buscador de metales funcionó a la perfección en las pruebas, pero no encontró la bala del asesino en parte porque la estructura de la cama de metal en la que descansaba el presidente perturbó el funcionamiento del aparato.

Aunque Graham Bell había detectado un ligero sonido en su primera prueba, la bala podía haber estado a demasiada profundidad como para ser detectada por un detector de metales inicial que en su época no disponía de la tecnología necesaria para esta búsqueda.

 

El detector moderno

El detector de oro, tal y como lo conocemos ahora  surgió cuando el físico alemán Gerhard Fischer descubrió que ciertos campos electromagnéticos que trabajaban a frecuencias bajas usualmente en el orden sonoro se distorsionaban al pasar cerca de una piedra mineralizada o un objeto metálico grande, es así, como el comparte este descubrimiento con Albert Einstein quién le confirma que su descubrimiento es correcto y que era teóricamente posible construir un detector de metales.

En 1931, Fischer patenta el primer detector de metales profesional de la historia, el Metalloscope. En 1941, el polaco Jozef Kosacki, crea el primer buscador de metales que se empezara a fabricar en masa, él le regala ese diseño a los ingleses y ellos lo utilizan ampliamente en la Segunda Guerra Mundial para detectar minas antipersonales.

Los detectores de oro que conocemos actualmente son los modelos que fueron desarrollados a partir de White´s Electronics en los años 70´s con un novedoso sistema de discriminación de metales no deseados.

¿Qué te ha parecido la historia de los detectores de metales? Coméntanos sobré qué otros aspectos de los detectores de metales te gustaría conocer. Aquí en Detector Power siempre estamos conectados contigo en nuestro chat online.

Sale

Unavailable

Sold Out